La crisis provocada por la reciente pandemia ha forzado a las empresas a implementar procesos de digitalización para enfrentarse a un nuevo panorama, donde la tecnología juega un papel muy importante.

Esto podría considerarse un adelanto forzado en la era de la transformación digital que gran número de organizaciones habían ido postergando desde hace ya tiempo atrás.

La gestión ante tal situación está confirmando algunas evidencias que hasta este momento solo eran ideas más o menos aceptadas por la sociedad.

La tecnología y la digitalización se han convertido en piezas clave para confrontar cualquier desafío económico, sanitario, ecológico e incluso social, pero también para poner en marcha sistemas de trabajo a distancia que garanticen una mayor  productividad dentro de las organizaciones.

El reto al que está sometiendo la crisis actual a nuestros sistemas y modelos de organización social e industrial, abrirá nuevos panoramas y oportunidades en la industria.

Toda esta transformación social suena a guión de una película de ficción, pero es una realidad: un modelo de digitalización ya anticipado en Japón por su gobierno que explica perfectamente por qué este país se estaba preparado para una situación como esta. Y definitivamente ha sabido gestionarla de manera óptima.

Este modelo se basa en dos aspectos: la acumulación de datos masivos en tiempo real procedentes de todos los sectores y una cultura de excelencia y hábitos de manufactura.

Hay 3 elementos que condicionarán el impacto económico de los diferentes sectores: 

  1. Restricción de movimiento de personal y de mercancías.

Si tu actividad depende mucho de clientes internacionales o tu cadena de valor está deslocalizada (esto se refiere a la posición que tu negocio ocupa en el mercado y la estrategia que deberías seguir a nivel de procesos internos o externos). 

  1. Pérdida del poder adquisitivo.

Está claro que muchos segmentos de la población tendrán una caída de ingresos y priorizarán los bienes de primera necesidad. 

  1. Impacto emocional de las personas.

El confinamiento y la incertidumbre provocarán un inevitable cambio de hábitos de consumo, lo que traerá consigo un fuerte impacto social.

Son muchos los sectores que debido a esta crisis, han tenido que adoptar abruptamente herramientas digitales para continuar desarrollando sus tareas cotidianas.

En el caso de la educación, se han implantado la digitalización a través de plataformas virtuales para organizar videoconferencias día a día con los alumnos y seguir con el programa escolar.

Una enseñanza que se adapta al mundo virtual

Pese a algunas variaciones técnicas, la sociedad no ha tenido más remedio que aceptar la realidad y adoptar nuevas metodologías.

Pero no solo el ámbito educativo ha tenido que modificar su modo de funcionalidad: muchas compañías y organizaciones de todos los sectores se han visto obligadas a buscar plataformas para gestionar sus diferentes departamentos de manera remota (desde casa)  e  implementar procesos de digitalización para enfrentarse a esta nueva normalidad.

Podríamos considerar esto como un adelanto obligado de la transformación en la era digital que bastantes organizaciones no han ejecutado aún. Debemos dejar atrás la resistencia que ha obstaculizado una transición positiva a un mundo lleno de oportunidades para el ámbito empresarial.

Las tecnologías digitales se han vuelto indispensables

La digitalización es un cambio obligatorio y ya no hay marcha atrás. Las tecnologías digitales seguirán siendo indispensables para el futuro de empresas, instituciones y la sociedad.  Los desafíos a los que nos enfrentaremos requieren de una mentalidad creativa e innovadora. Las empresas deberán implementar y explotar al máximo las nuevas tecnologías.

El mundo empresarial debe seguir apostándole a la digitalización en la operación interna, en procesos productivos y en la fuerza profesional, atendiendo cada área y necesidades, poniendo el foco en aspectos prioritarios que garanticen el éxito hacia la transición:

Apostar por la nube y, por ende, hacer más ágil el acceso al software que la empresa necesita a través de la digitalización, además de los beneficios relacionados con el almacenamiento de datos. Solo basta una conexión a Internet para que los empleados puedan desarrollar sus tareas y a un coste mucho menor.

Trabajo remoto para el área de compras empresariales

Debemos aprovechar las potencialidades de la tecnología para automatizar los procesos de compras empresariales.

Es importante optar por el uso de herramientas que hagan más efectivas las actividades y apostarle a un software de gestión de compra para mejorar y agilizar todo proceso. Una herramienta como esta te dará muchos beneficios: todos los involucrados en el proceso colaborarán en una misma plataforma y tendrán visibilidad de cada etapa de compra, con lo que el trabajo remoto no será un problema.  

Elegir un programa de para compras y proveedores que nos ayude a tener un mejor control de cada movimiento dentro de la empresa es un factor clave para el éxito de tu empresa.

Ante esta nueva normalidad, hay que formar y apoyar a los equipos de trabajo con herramientas digitales, adaptando sus destrezas profesionales a las que demanda el mercado hoy en día. Es muy fácil llevar mejorar el control con una herramienta que te ayude a poder gestionar el departamento de compras, desde cualquier lugar.

 Conoce todos los beneficios de utilizar un software de gestión de compras.

¿Aún no eres cliente de Yaydoo? Solicita hoy mismo una demo y descubre todos los beneficios 

Solicitar Demo